Dolor nociceptivo y neuropático

El dolor nociceptivo se produce cuando se irritan ciertas terminaciones nerviosas llamadas nocirreceptores. El dolor nociceptivo es el tipo de dolor que siente cuando sufre una quemadura, se tuerce el tobillo o se golpea el dedo del pie. Es una sensación de dolor sordo o intenso. Puede ser de intensidad media o fuerte. Este tipo de dolor normalmente puede controlarse si se elimina la causa de la irritación, o bien se la trata médicamente. El dolor nociceptivo puede ser un estado temporal, por ejemplo cuando se dobla el tobillo, pero a veces puede ser un estado crónico. El dolor derivado del cáncer y la artritis son tipos habituales de dolor crónico nociceptivo. 

El dolor neuropático está provocado por un comportamiento inadecuado del sistema nervioso debido a una lesión, enfermedad o trauma, circunscrito a una zona pequeña (por ejemplo, el trauma provocado por una intervención quirúrgica). El dolor neuropático puede ser punzante, intenso, chocante o penetrante. También resulta ser muy persistente ya que no suele responder tan bien como el dolor nociceptivo a las terapias convencionales contra el dolor, tales como fármacos sin receta (por ejemplo aspirina o ibuprofeno) y fármacos recetados.

Página anterior